¿Cómo hacer un devocional de Navidad?

Algunos consejos prácticos para nuestra reflexión espiritual

¿Qué es un devocional de Navidad?

Un devocional de Navidad es un momento de reflexión previo al momento de celebración. La idea es reunir a todos los asistentes, grandes y chicos, para recordar la historia del nacimiento de Jesús y tener un breve momento para pensar en lo que significa su sacrificio por nosotros.

¿Cuánto debe durar?

Teniendo en cuenta que habrá niños presentes, es importante que sea breve, para que sea un momento de disfrute para todos. Entre diez y quince minutos es una buena cantidad de tiempo.

¿Qué pasaje se debe leer?

Cualquier pasaje que relate el nacimiento de Jesús. Te recomendamos Lucas 2:6 al 20 por ser el más completo. Con respecto a la versión, conviene que sea una simple: la Dios Habla Hoy o la Traducción al Lenguaje Actual, ambas de Sociedades Bíblicas, son muy claras. Si no tenés ninguna de estas versiones, podés consultarlas en esta web: www.biblegateway.com o bajar en tu teléfono la aplicación La Biblia + Audio Gratis de Life Church.

¿Qué pasos tengo que dar para avanzar en este devocional?

Los momentos del devocional de Navidad pueden ser:

  • Explicación sencilla de lo que se va a hacer.
  • Lectura del pasaje de la Biblia.
  • Preguntas simples para los niños, que permiten también la fijación del pasaje para los adultos.

Algunos ejemplos de estas preguntas:

¿A dónde tuvieron que viajar José y María?

¿Por qué José y María terminaron pasando la noche en un establo?

¿Quién les anunció sobre el nacimiento de Jesús a los pastores?

  • Breve reflexión. Uno o dos de los participantes pueden resumir de manera muy sencilla su experiencia de fe y qué significa para ellos la Navidad.
  • Oración final. Puede ser realizada por el más pequeño y el más grande de la familia, por el dueño de casa o por quien haya guiado el devocional.

¿Hay algo que pueda hacer para que el devocional sea atractivo para los más chicos?

Una buena idea es conseguir un pesebre y a medida que las figuras van apareciendo en el relato, hacer que los más chicos las coloquen y armen el retablo. Se le puede asignar una o dos figuras a cada uno. De esta manera, van a estar atentos hasta que llegue el momento de participar. También se puede pedir a alguno de ellos que lea el pasaje de manera total o fragmentaria.

¿Qué hago si estoy en la casa de otra persona?

Lo primero es pedir permiso para hacer el devocional. Es muy importante respetar la opinión del otro, aunque uno no esté de acuerdo. Ese respeto forma parte de nuestro testimonio. Si obtenemos el permiso, seamos breves y concisos, pero sobre todo, no seamos moralistas ni utilicemos lenguaje que solo comprendan quienes profesan nuestra misma fe: con simpleza, contemos lo que la historia de Belén representa en nuestra vida. Para llegar al otro no es necesario usar muchas palabras ni un método determinado, solo ser auténticos.

Si en la mesa hay personas que pertenezcan a otros credos cristianos, sería bueno invitarlas a participar, a leer en voz alta los pasajes o a contar cuál es el significado espiritual que ellos asignan a la Navidad.